Bienvenido a

Alejandro Lacasa

Responsable de ABOGAUTO

Llevo más de 20 años gestionando indemnizaciones por accidentes de tráfico

Nuestros

Trato personalizado

Abogauto es consciente de que las personas perjudicadas en un siniestro necesitan un contacto directo y fluido con la persona a quien confían la gestión legal de su caso, por ello Abogauto mantiene sus líneas de contacto abiertas durante todo el día todos los días del año para resolver cualquier duda que le pueda surgir durante la tramitación de su reclamación

Independencia

Total independencia respecto a las compañías de seguros, trabajando para conseguir la solución más ventajosa para las personas que contraten con Abogauto.

Garantía de indemnización

  • Larga y exitosa experiencia en gestión de indemnizaciones como consecuencia de siniestros de tráfico.
  • Máxima especialización en la aplicación del nuevo baremo de la Ley 35/2015. durante la tramitación de su reclamación

Abogauto speaks English

Guaranteed expertise and professional legal help. Do not hesitate to contact Abogauto if you have a traffic accident in Spain.

Informe médico

Vamos donde estés

En caso de no poder desplazarse, recibirá nuestra asistencia en su domicilio o centro hospitalario.

Preguntas

Se firmará una hoja de encargo por el cliente confiando la defensa del asunto a Abogauto donde se concretarán las condiciones del acuerdo económico que se alcance. Solo se cobra un porcentaje de la cantidad obtenida como indemnización de la compañía aseguradora responsable (entre un 10% y un 18%)

Acudir a una compañía de seguros no es recomendable para reclamar tú indemnización por los daños sufridos en accidente de tráfico. Las compañías de seguros velan por sus intereses económicos y a través de acuerdos entre ellas tramitan indemnizaciones muy a la baja. La mejor opción es contratar un abogado especialista en accidentes de tráfico externo de las compañías de seguros. Lo único que debe hacerse con la compañía de seguros es comunicar el accidente en un plazo no superior a 7 días desde la fecha del mismo. A partir de ahí se debe acudir a un abogado para accidentes de tráfico, particular y ajeno a las compañías, para que la víctima se garantice la imparcialidad y la independencia en la defensa de sus derechos.

Se puede reclamar una indemnización por todos los daños sufridos en un accidente de tráfico, que puedes ser daños personales y daños personales. DAÑOS PERSONALES: son aquellos daños que afectan a la esfera física y psicológica de la víctima, es decir, lesiones, ya sean de carácter físico (esguince cervical, luxación de hombro, fractura de tibia, etc.) o de carácter psicológico (estrés postraumático). Los daños personales han de ser valorados por un perito médico especialista en valoración del daño corporal, conforme al Baremo Legal de Tráfico. DAÑOS MATERIALES: son aquellos que suponen un perjuicio en el patrimonio presente y futuro de la víctima. Se incluye la reparación del vehículo, la pérdida o deterioro de objetos personales, gastos médicos, facturas, lucro cesante, etc.). Se valoran conforme al justificante del precio que se reclama.

Para tener éxito en una reclamación de accidente de tráfico por los daños y perjuicios sufridos es necesario no ser el responsable del mismo, es decir, que no se dé el caso de “culpa exclusiva de la víctima”. Este término se refiere a aquellos casos en los que la víctima es la que “provoca” el accidente y sale mal parada. Por ejemplo, un conductor que resulta lesionado por golpear al vehículo que tiene delante. Si no hay “culpa exclusiva de la víctima” siempre habrá opciones para reclamar una indemnización, en mayor o menor medida, con alta probabilidad de éxito. Dicha probabilidad se verá directamente influenciada por la dinámica del accidente y la intervención de cada uno de los protagonistas del siniestro. Además, también se verá influenciada por la posibilidad de demostrar todo lo ocurrido, es decir, de la recopilación de pruebas que demuestren cómo fue el accidente. En ocasiones hay casos de culpa clara que terminan desestimados por no haber sido posible reunir las pruebas suficientes para demostrar todas las circunstancias que rodean al siniestro. De ahí la importancia de recopilar toda la información que requiera el caso, y que se pedirá al cliente por el abogado, para que la dinámica del accidente y todas sus circunstancias queden suficientemente probadas. Para saber la probabilidad de éxito lo mejor es contactar con un abogado para accidentes de tráfico especializado, comentar con él todas las dudas y hacer un estudio conjunto del caso. Solo un especialista en la materia de tráfico puede guiar al cliente hacia el éxito con total garantía.

En primer lugar se ha de recabar toda la información necesaria del accidente de tráfico para poner en marcha la reclamación (parte amistoso, atestado, testigos, datos de los vehículos, aseguradoras, etc.) Una vez se ha comprobado quién es el responsable del accidente, en base a las pruebas de que se disponen, se reclaman los daños sufridos en el siniestro a la Compañía de Seguros del vehículo responsable del accidente. Una vez se ha comprobado quién es el responsable del accidente, en base a las pruebas de que se disponen, se reclaman los daños sufridos en el siniestro a la Compañía de Seguros del vehículo responsable del accidente a través de la documentación que acredite estos daños. Para justificar las lesiones se utiliza la documentación médica que la víctima va recopilando conforme avanza su proceso de curación. Para los daños materiales, los justificantes que se utilizan son facturas, presupuestos, tickets, rentas, etc., en función del concepto que se deba reclamar. La aseguradora deberá indemnizar a la víctima por todos ellos siempre que sean consecuencia del accidente. Para garantizar el éxito de la reclamación del accidente tráfico es básico acudir siempre a un abogado especialista en accidentes de tráfico y, como cualquier otra rama profesional, dejar el caso en manos de los profesionales expertos en esta materia.

Sufrir un accidente de coche es un hecho que en muchas ocasiones genera confusión y ansiedad, ya que, al desconocimiento de cómo actuar, se suman los intereses económicos de las compañías y esto afecta a los derechos de las víctimas. Por eso, recomendamos contratar un abogado especialista en accidentes de tráfico para reclamar una indemnización por accidente de coche. Solo un abogado independiente de las compañías garantiza que el profesional jurídico que guía la reclamación comparte intereses con la víctima. Para cobrar una indemnización justa por accidente de coche hay que saber, no sólo qué daños se han sufrido y quién tiene la culpa del siniestro, sino también cómo justificar mejor estos daños y las vías de reclamación.

La víctima de un atropello es el sujeto más desprotegido dentro de los hechos derivados de la circulación de vehículos. A la propia y evidente desprotección física se le suma la desprotección jurídica, ya que los peatones no tienen una compañía de seguros detrás que pueda velar mínimamente por sus intereses. Por este motivo es más necesario que en cualquier otro caso que las víctimas de atropello contraten los servicios de abogados especialistas para reclamar las lesiones y daños materiales sufridos y recibir así la justa indemnización por atropello. Además, si la víctima tiene Seguro de Hogar o Seguro de Defensa Jurídica podrá tener la posibilidad de reclamar los honorarios de su abogado a su compañía a través de la cláusula de Defensa Jurídica contenida en este tipo de pólizas de seguro para reclamar la indemnización por atropello.

En materia de tráfico existen dos plazos clave en la reclamación la indemnización por accidente de tráfico que debemos tener siempre en cuenta para enfocar nuestra reclamación: VÍA CIVIL: 1 AÑO PARA PRESENTAR LA DEMANDA. Si se ha optado por la vía judicial civil para iniciar la reclamación por los daños y perjuicios sufridos, hay que tener en cuenta que el plazo para presentar la Demanda es de 1 año a contar desde la producción del accidente o desde la estabilización lesional. PARTE DE ACCIDENTE A LA ASEGURADORA: 7 DÍAS. Nada más sufrir un siniestro se dispone de 7 días para informar al seguro propio de la producción del mismo. Se debe de informar de todos aquellos datos que resulten relevantes para la apertura del expediente interno siempre y cuando se conozcan: datos del vehículo contrario, datos personales de los intervinientes, si hay atestado o no, y si hubo lesionados o no.

Más que un deber o una obligación es un consejo que daría cualquier abogado especialista en materia de tráfico. El hecho de rellenar un parte de accidente de tráfico y que ambos conductores lo firmen supone contar con una prueba de peso a favor de la futura reclamación de la correspondiente indemnización por los daños sufridos. El parte amistoso no solo sirve para identificar a las partes, conductor y vehículos, y abrir un expediente de siniestro en la aseguradora propia. Con un parte debidamente cumplimentado y firmado los hechos quedarán prácticamente definidos y no habrá duda sobre la responsabilidad del accidente. Para ello hay que tomarse su tiempo para rellenarlo correctamente, leer atentamente todas las casillas y espacios que se deberán cumplimentar con las circunstancias del contexto del accidente. No hay que olvidar que se debe especificar si existen lesionados o no en el propio parte, aunque sean leves.

Por supuesto, y más que poder, debe hacerse para poder reclamar la justa indemnización por los daños sufridos en el accidente. Además, debe ser un abogado especialista en accidentes de tráfico. No podemos olvidar que las compañías de seguros tienen convenios internos entre ellas, de tal manera que defiende sus intereses económicos, no el de la víctima de ver resarcidos sus derechos. Está demostrado que las indemnizaciones conseguidas por abogados especialistas e independientes se multiplican con respecto a las que ofrecen las compañías. Gracias a la cobertura por defensa jurídica, el lesionado podrá recuperar la cantidad abonada en concepto de honorarios al abogado para accidentes de tráfico de su confianza que haya designado libremente, en su totalidad o en una parte, gracias a la cobertura por defensa jurídica que tiene incluida en su póliza de seguro.

Se trata de una garantía incluida dentro de la Póliza de Seguro del vehículo que permite a la víctima de un accidente de tráfico designar libremente el abogado que le defienda y tramite su reclamación de daños personales y materiales. Posteriormente podrá reclamar a su propia aseguradora el coste que haya tenido que asumir para pagar a este profesional externo. Esta cantidad varía de unas compañías de seguros a otras y supone que la cantidad que la víctima abone en concepto de Honorarios Profesionales al abogado particular de su confianza que libremente elija le será reintegrada en todo o en parte por su compañía, hasta el límite que tenga contratado en su Póliza de Seguro. Ello implica que al lesionado la reclamación de su indemnización le saldrá gratuita en todo o en parte, dependiendo de la cuantía de la misma.

Si se sufre un accidente de tráfico viajando en un taxi, autobús urbano o interurbano, también hay derecho a indemnización por accidente siempre, ya que viajamos como ocupantes, y por tanto incluso en el caso de que la culpa del accidente haya sido del vehículo o autobús en el que viajamos, siempre podremos cobrar indemnización. Los casos de accidentes de transporte público en autobuses tienen particularidades, puesto que los viajeros cuentan además con un seguro denominado SOVI (Seguro obligatorio de viajeros) por el solo hecho de viajar en dicho transporte público. Es fundamental para tramitar estas reclamaciones que la víctima conserve el título de transporte utilizado ese día para viajar, que deberá aportarse en su momento.

Un accidente de moto suele conllevar peores consecuencias que los accidentes de coche, simplemente por el hecho de que los motoristas están físicamente más desprotegidos. Por eso, los daños sufridos por los motoristas en accidentes de moto tienden a ser más graves. Lo importante para reclamar la justa indemnización por accidente de moto es contratar un abogado especialista que guíe el caso no sólo por el asesoramiento legal, sino también por la combinación de conocimientos médicos y técnicos que ayuden a la víctima a saber cómo reclamar todos los daños sufridos. La peculiaridad de los accidentes de moto, además de que las lesiones suelen ser más importantes por el mero hecho de que en muchas ocasiones el motorista soporta el golpe en su propio cuerpo, es que a los daños materiales de la moto se añaden los de la ropa, casco y objetos expuestos que se cargasen.

Puedes ponerte en con nosotros

619 238 604

673 139 157